“La boda perfecta sí existe”

Miles de veces he escuchado que la perfección no existe, ¿tú también? Hay ciertos aspectos que pueden validar la premisa, pero yo no estoy tan convencida de que sea cierta al 100%, ¡mucho menos cuando se trata de tu “sí, acepto”! La imaginación es la herramienta clave para darle rienda suelta a tus más grandes ilusiones y, ya de paso, concretarlas todas en un día que no sólo esté enmarcado por increíbles colores, las tendencias del momento y una locación de ensueño, sino que también vaya acompañado de tu personalidad en cada detalle. Antes de rendirte e imitar estilos sólo porque sí, mejor atrévete a crear esa boda con la que tanto has soñado, explotando tu creatividad en cada fase. Sigue leyendo y descubre la receta secreta.

Después de la propuesta de matrimonio y de disfrutar al máximo ese momento tan mágico, ahora sí es necesario que empieces a enfocar tu atención en la temida organización de la boda. Lo más común es que, antes de cualquier cosa, sientas esa tremenda necesidad de prender tu computadora, entrar a Pinterest y dejar que las horas avancen mientras tú te dedicas a encontrar fotografías e inspiración. Si eres como yo, entonces el celular será tu gran aliado para navegar por esas imágenes que resultan en una lluvia de ideas geniales. Aunque el primer paso debe ser el más común de todos, te invito a que te relajes y que te olvides de la tecnología por un momento. Olvídate de todo lo que habías escuchado hasta ahorita sobre las bodas y acepta este nuevo proceso como un gran reto para sorprenderte, romper esquemas, conocerte y llevar a tope todo aquello que jurabas inexistente. Este es tu gran momento para lucirte en serio, sólo tienes que saber cómo hacerlo.

Primer paso: Investiga mucho
En un día se viven todas las emociones habidas y por haber. ¡Así es! Sólo dispones de 12 horas, en algunos casos más, para disfrutar de un día perfecto en el que no sólo los invitados estén contentos, sino que también puedas dejar de manifiesto tu carácter al máximo. Precisamente por eso, y como si se tratara de una tarea de matemáticas mega difícil, acepta el reto de investigar, estudiar y conocer más de una industria que te acompañará por, al menos, un año. No es nada complicado y seguro en el camino llegarás a descubrir áreas de ti que considerabas inimaginables. Antes de pasarte días enteros en redes sociales, mejor empieza por buscar proveedores, conocer su trabajo; hacer click con la estética y tener en claro qué es exactamente lo que buscas reflejar el día de tu boda. No se trata de la cantidad del presupuesto, ni de las tendencias que incorpores, sino simplemente de cómo armar una ecuación que te dé un 10 desde el primer segundo.

Segundo paso: Habla mucho
Una vez que te has dado el tiempo de conocer e investigar qué tipo de proveedores quieres en tu equipo de trabajo pre boda, ahora es momento de que hables con ellos. Este tip te parecerá de lo más cliché, pero no te imaginas la cantidad de cabos que terminan sueltos por no llevarlo en práctica. Y aquí, sí, pregunta de todo y con todos: costos, conocimientos, referencias de sus novios anteriores, muestra de portafolio… Es evidente que realizarás una fuerte inversión en cada equipo que trabaje en torno a tu boda, pero más allá del dinero, en serio, lo que debes buscar es hacer un click extraordinario con las personas. Toma en cuenta que tendrás que comunicarte con ellos, deberás contarles tus ideas y, de algún modo, lograr que ellos sientan la visión que tienes para ese día. Sí se puede, pero no te guardes nada y habla todo lo que quieras.

Tercer paso: Déjate sorprender
Recuerda que estás frente a un equipo de expertos y, si elegiste bien, podrás estar segura de que su conocimiento y experiencia te acompañarán en cada fase de la planeación. Ahora, es muy importante que sepas que no todas tus ideas podrán aterrizarse tal cual lo imaginaste, pero antes de poner el grito en el cielo porque tu gran día no será tan perfecto como lo habías soñado, te invito a que permitas sorprenderte con el talento de quienes saben. Por fortuna, en México contamos con mentes extraordinarias y talentosas, por algo somos uno de los países con las ceremonias más espectaculares del mundo entero. Conclusión: incluso los cambios más mínimos, en lugar de sacarte de tus casillas, te harán sentir como la experta que supo darle forma a su boda perfecta. Eso sí, con el mejor equipo de profesionales.

Cumplir al pie de la letra estos tres pasos garantizará, con mucho o poco presupuesto, que tengas la boda perfecta ¡en todos los sentidos! ¿Comparar? ¡Para qué! La máxima tendencia del momento es dar a conocer tu estilo, inspirarte, dejarte llevar por el talento de los profesionales y, por supuesto, acompañarte por un ejército de apoyo que entienda tu sueño y lo lleve a su máxima expresión. Tu única tarea será una sola: disfrutar de cada segundo. Sólo es un día, así que ¡diviértete como nunca! Y ahora sí… a planear se ha dicho.